Blog

Autor:

  • cabecera_simple1
  • cabecera_simetrica_multidireccional
  • cabecera_simetrica_multidireccional2
  • IMG_20161113_154725_
  • IMG_20161117_145415_
  • IMG_20161117_150024_
  • IMG_1879
  • anclaje_asimetrico
  • curso-anclajes1
  • cabeceras-clasificacion

Con cierta frecuencia, nuestros alumnos son capaces de retener, "memorizar" y después aplicar una maniobra de "32 movimientos". Esto para mí, es algo casi imposible.

Sin embargo, realizar una cabecera de anclaje de forma segura, fiable, etc., se les suele atragantar. También a la hora de tomar decisiones al respecto de los anclajes necesarios para obtener una cabecera a prueba de bombas.


Autor:

  • autosocorr_natura_vertical

Tal y como apunta la ley de Murphy: " Si algo puede salir mal, probablemente saldrá mal". Debemos estar preparados para lo peor (cada uno a su nivel). En esta publicación queremos plantearos un caso que seguramente es la situación menos deseada y de las más comprometidas que pueden darse en una actividad de espeleo.


Autor:

  • Bloqueo-doble-ocho-desembragable
  • Desbloqueo-doble-ocho-desembragable
  • Joker-doble-Ocho-desembragable
  • Joker-doble-Ocho-desembragable-desbloqueo
  • OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En un artículo ya publicado en nuestro blog os mostrábamos los usos básicos del descensor doble 8.
Aquí os dejamos el enlace del artículo, por si os apetece poneros en materia:

Uso básico doble 8

O, si no os apetece leer más, podéis ver el siguiente vídeo técnico y refrescar las técnicas del descensor doble ocho:


Autor:

  • autosocorro-barranquismo

¿Cuántas veces hemos llegado a la cabecera de un rápel y al dejar caer la cuerda no hemos sabido exactamente si llega al final del rápel?

Estos problemas los tenemos de contínuo en nuestras actividades de barranquismo, escalada, montaña, espeleología, etc.

Ante esta problemática la solución "más de libro" sería instalar un rápel desembragable, con un ocho desembragable o nudo dinámico, por ejemplo; de esta forma en caso que la cuerda no llegue al suelo, poder dar cuerda al compañero y llegue al final del rapel.

Pero como no siempre tomamos las decisiones más acertadas, hoy os vengo a contar una anécdota que le ocurrió a un "amigo mío".